miércoles, 23 de noviembre de 2011

REVISTA LIFE | 75 ANIVERSARIO

La revista Life cumple 75 años. Contó la realidad con los mejores fotógrafos. Y hoy sigue viva a través de Internet.

image

PRIMERA TAPA. FECHADA EL 23 DE NOVIEMBRE DE 1936, LIFE SALE POR PRIMERA VEZ A LA CALLE, A 10 CENTAVOS DE DÓLAR. LA TAPA ESTUVO DEDICADA A LA REPRESA DE FORT PECK, EN MONTANA, COMO SÍMBOLO DEL PROGRESO IMPONIÉNDOSE EN EL MUNDO. LA TIRADA FUE DE 250 MIL EJEMPLARES Y SE AGOTÓ. ASÍ ARRANCÓ LA PRIMERA REVISTA ESTADOUNIDENSE LLENA DE FOTOS PARA CONTAR NOTICIAS.

Las condiciones estaban dadas. Las cámaras Leica revolucionaban el universo de la fotografía estática y contemplativa e incorporaban la mirada del fotógrafo. El cine comenzaba a generar fascinación y daba señales de que había historias que podían ser contadas con imágenes, en secuencia, en contexto. Así, hace 75 años, se gestaba Life: una revista de ensayos fotográficos que exploró el lado B de políticos y estrellas, que abordó guerras detrás del ojo crudo de Robert Capa, que le mostró a los americanos lo que estaba pasando en Vietnam, que puso a Frank Sinatra a sacar fotos, que fue el lugar elegido por Churchill para publicar sus memorias y por Hemingway para adelantar sus novelas. Un nuevo lenguaje visual para un periodismo hasta entonces, ciego.

Para evitar que le robaran la idea, el editor Henry Luce parió Life bajo un estricto pacto de silencio. Era el 23 de noviembre de 1936. Tres décadas después, llegó a tener una circulación de 8 millones y medio de ejemplares semanales.

La revista neoyorquina se convirtió en un espacio de culto. Tanto que Hemingway estrenó en sus páginas El viejo y el mar. Winston Churchill, el Duque de Windsor y el presidente Truman publicaron allí sus memorias. Kennedy fue tapa 21 veces, siempre en escenas íntimas. Y la imagen de un marinero besando a una enfermera después de la Segunda Guerra tal vez sea hoy su foto más conocida.

Pero lo que convirtió a Life en un referente visual durante períodos de guerras fue la mirada del gran Robert Capa. Durante la Guerra Civil española, Life publicó una foto suya de un soldado que cae muerto. La toma –posada o no, todavía es tema de debate– es hoy un paradigma del fotoperiodismo. “ Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente ”, repetía Capa. Acercarse no era una forma de decir para alguien que murió después de pisar una mina mientras cubría la guerra en Indochina.

Pero el boom de la televisión le arrebató público y, desde entonces, Life entró en estado de catalepsia. En 1972 anunció su cierre. Seis años después reapareció como un mensuario. En 2000 desapareció y fue suplemento de un diario. Hoy aquella biblia abandonó el papel y sobrevive, como un santuario, en Internet, donde cinco millones de usuarios le hacen click sin dejar un dólar. Ahí, 75 años después, están sus 75 mejores y peores tapas.

LAS PEORES TAPAS DE LIFE