viernes, 22 de mayo de 2015

TECNICA PARA RESTAURAR LA PIEDRA PARIS

La piedra París es un recubrimiento que antiguamente era elaborado por los maestros albañiles y, con el tiempo fue reemplazado por un revestimiento cementicio pre-elaborado en fábrica.
Con el transcurso de los años, los ciclos de humedecimiento y secado producidos por la lluvia y el sol eliminan por lavado algunos componentes provocando un calcinamiento o pérdida de cohesión.
Esto aumenta considerablemente su capacidad de absorción y retención de agua: así surgen hongos, vegetaciones y hay una mayor retención de los contaminantes del ambiente.
Además, aparecen fisuras y grietas, se pierden ornamentaciones y pueden caer partes de balcones por avance de la corrosión
de las fijaciones metálicas.
Al momento de reparar un revoque símil piedra puede existir la voluntad de mantener a la vista el acabado original, aun con
el riesgo de que la superficie no quede perfecta.
Por otro lado, está la opción de protegerlo mediante pinturas acrílicas elastoméricas o revestimientos que reproducen el acabado rústico original. Cualquiera sea la elección, el paso más importante es la descontaminación y limpieza de la superficie, para lo cual se debe tener en consideración la fragilidad actual del sustrato.
Hay que descartar la posibilidad de un arenado y limitar el uso de un hidro arenado o lavado a alta presión. Los sistemas de limpieza por vapor han demostrado la mayor eficacia por el grado de descontaminación obtenido y el bajo nivel de degradación que produce, así como el mínimo humedecimiento del sustrato. Concluida la tarea de limpieza, se debe optar por varios tratamientos de protección:
• Aplicación de una solución de siliconas en solventes mediante el sistema húmedo sobre húmedo. Esto no modificará estéticamente el acabado, pero impedirá que se moje y también el paso de la humedad que puede contener la pared. Es el tratamiento más apropiado desde un punto de vista conservador.
Sin embargo, no soluciona el problema de las fisuras que deberán ser reparadas con selladores elásticos, quedando así a la vista.
• Aplicación de pinturas acrílicas o revestimientos símil piedra, cementicios o emulsiones de poliuretanos al agua con contenido de cargas minerales que le otorgan una similitud con la textura original, disimulando las reparaciones de las fisuras. Se aconseja aplicar una mano previa de fijador al aguarrás para mejorar la dureza del sustrato.
• Pinturas de caucho acrílico al solvente: no poseen un gran poder de relleno ni necesitan fijadores. Permiten respirar
al sustrato.

http://arq.clarin.com/construccion/Tecnicas-restaurar-piedra-Paris_0_881312087.html